¿Cuándo nació el vino?

No hay una respuesta definitiva sobre esta pregunta. Lo que sí que hay son muchas teorías. Las bebidas fermentadas son algo que se conoce desde la Antigüedad, pero el vino hecho a partir de la uva todavía es un producto misterioso. Algunos han supuesto que un antiguo pastor mediterráneo olvidó un racimo de uvas bajo el sol y que éste fermentó. El racimo fue hallado allí por una mujer desesperada que había sido expulsada por el sultán de un harén cercano; la mujer pensó que si comía aquellas uvas moriría… Pero, en cambio, la dama no sólo disfrutó con el dulce zumo, sino que de regreso al palacio del sultán, su aspecto había recobrado tal vivacidad y hermosura que fue aceptada de nuevo por el sultán en su harén.

Es posible que las uvas existieran y crecieran incluso antes del advenimiento del ser humano. Las primeras noticias del vino provienen, tal vez, de las culturas que habitaron alrededor del mar Caspio en la Antigüedad, y los más antiguos griegos y egipcios ya hablan de él. El vino también se menciona en el libro del Génesis, cuando “Noé se convirtió en un hombre casado” y plantó una viña, con desastrosos resultados para él.

En la era antes de Cristo, los rituales de los dioses del vino incluían que los devotos entraran en una suerte de divino frenesí. Los santos cristianos, sin embargo, rechazaban frecuentemente el frenesí de sus fieles, prefiriendo el éxtasis místico. Con el tiempo, las costumbres cristianas consideraron esta antigua liturgia innecesaria en la comunión (incluida la costumbre de compartir la copa).

Pero el vino y la copa compartida han sido rasgos observados históricamente en muchos rituales anteriores a la cristiandad. Ciertamente, rechazar beber con alguien con quien se estaba compartiendo una comida o una reunión social fue, y sigue siendo, una suerte de desaire; declinar el ofrecimiento de compartir incluso una bebida de poca graduación es una descortesía y, por supuesto, en el pasado, rechazar compartir cualquier bebida podía evidenciar que se sospechaba de posible adulteración.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *