La historia de nuestra bodega


La bodega tiene su origen en el pueblo del que toma el nombre, Paniza, una pequeña población cercana a Cariñena donde hace más de 60 años comenzamos una aventura para ofrecer al mundo lo mejor de esta tierra: Nuestro vino.

Hoy en día, continuamos con nuestra labor con el mismo entusiasmo con el que comenzaron nuestros fundadores, manteniendo intactos nuestros valores y amor por nuestro viñedo. Siempre adaptados y actualizados para afrontar los retos y desafíos del futuro

En la actualidad, somos 360 socios viticultores. Entre todos, sumamos alrededor de 2.800 hectáreas de viñedos, con diferentes variedades, de los cuales, obtenemos más de 15 millones de kilos de uva de gran calidad cada año.

1953, el punto de partida

Los experimentados viticultores de Paniza se unieron en una cooperativa para comercializar el fruto de su tierra y de su trabajo. Nación así, en 1953, la Cooperativa Vitivinícola de Nuestra Señora del Águila.

1982, comenzamos a crecer

Tras casi 30 años de trabajo, en la década de los 80, Bodegas Paniza da un paso trascendental en su historia: se adquiere la maquinaria necesaria para automatizar el proceso de embotellado, consiguiendo aumentar exponencialmente la productividad y llegando a un público más amplio.

1996, preparados para el nuevo milenio

Con el nuevo milenio en ciernes, se construyó la edificación que nos ha dado cobijo hasta hoy. Se trata de una inversión crucial para la consolidación de nuestra bodega. Un edificio específicamente diseñado para albergar nuestros vinos durante el proceso de crianza.

2007-2014, el Gran Salto

Durante los primeros años del siglo XXI, Bodegas Paniza ha renovado completamente su imagen, así como sus instalaciones; adaptándose a los tiempos e implementando nuevas técnicas gracias a la inversión en modernos equipos de vitivinicultura que nos dan la capacidad de crecer todavía más y llegar a lugares donde nunca antes habíamos llegado.

2015, consolidándonos en lo más alto

Gracias a la profunda renovación y a la gran inversión realizada en los últimos años, los vinos de Bodegas Paniza han recibido numerosos reconocimientos a lo largo y ancho del planeta. Las más prestigiosas organizaciones y publicaciones de Alemania, Reino Unido, Canadá o Japón, entre otros; han premiado nuestro esfuerzo y nuestro tradicional saber hacer.

Un esfuerzo que no cesa y nos ha llevado a seguir invirtiendo en busca de la excelencia. En 2015, Bodegas Paniza realiza su última, por el momento, gran inversión. Comenzamos a construir nuestras nuevas instalaciones. Una bodega compuesta por edificios modernos y funcionales que es capaz de acoger todo el volumen de nuestro trabajo presente y futuro.

Un edificio que dejará una huella imborrable en el pueblo y en la tierra a la que nos debemos. De esta forma queremos devolver a Paniza parte de la enorme grandeza que nos han regalado. Una herencia que nos ha hecho capacers de llegar al punto donde hoy nos encontramos y que nos anima a continuar trabajando para seguir llegando a los amantes del vino de todo el mundo.

 
 

Internacionalización

Bodegas Paniza está muy arraigada la tierra de la que nacen sus viñas y a su humilde origen, pero al mismo tiempo es una bodega que mira hacia el mundo y tiene una gran vocación internacional. Trabajamos diariamente con mucho esfuerzo para hacerlo internacional; por eso, nuestros vinos se disfrutan ya en más de 40 países de todos los continentes.


Nuestra Filosofía

En Bodegas Paniza trabajamos bajo una máxima, la flexibilidad. La adaptación constante a las necesidades de cada uno de los clientes nos permite adaptar el producto a los requerimientos y tendencias de los diferentes mercados en los que operamos.

Trabajamos bajo un sistema de gestión que gira en torno a tres ejes fundamentales: calidad, impulso de la economía local y respeto del entorno. Nuestro objetivo es ser una de las bodegas de referencia a nivel internacional, al tiempo que contribuimos a dinamizar la economía de nuestra región garantizando siempre el desarrollo sostenible del pueblo de Paniza.


Certificados y Reconocimientos


 

Certificado IFS Food (High Level)

Certificado Global Standard Food (Grade A)

 

Premio a la exportación 2013

Cámara de Comercio de Zaragoza

Premio 2013 a la mejor estrategia internacional

Revista Actualidad Económica

Mejor gestión de la exportación 2014

Nominación de la Asociación de Empresarios y Directivos de Aragón

Mejor bodega de Aragón

Academia Aragonesa de Gastronomía

Mejor trayectoria exportadora 2015

Nominación a los Premios Santander